Mootio

Entrega inmediata

info@mootio.com
 

La importancia de los tratamientos mecánicos en piezas y componentes

Cuando estás inmerso en un proyecto de ingeniería, una de las prioridades es garantizar la calidad, rendimiento y durabilidad los componentes mecánicos. En este campo juegan un papel imprescindible los tratamientos mecánicos superficiales, ya que incrementan las prestaciones de cada pieza según las necesidades de cada proyecto o aplicación, garantizando las mejores prestaciones a largo plazo.

El uso de los tratamientos depende mucho de la función y el ambiente de trabajo de las piezas en cuestión. Entre sus grandes ventajas está la de incrementar el ciclo de vida de los productos o equipos en los que se utilizan. Sirva como ejemplo, su aplicación puede incrementar hasta un 30% las horas de funcionamiento de un reductor. ¿Te gustaría profundizar en los tipos de tratamientos que existen y en sus prestaciones? ¡El siguiente post te ayudará a conocerlos!

Tipos de tratamientos mecánicos en piezas y componentes

Los tratamientos tienen como objetivo modificar las propiedades de los materiales, con el fin de obtener piezas mejor adaptadas al esfuerzo y al ambiente particular de cada aplicación.

Entre los tratamientos existentes, destacamos los térmicos y los termoquímicos.

 

  • Tratamientos térmicos:

– Temple: Consiste en calentar el acero a una temperatura determinada por encima de su punto de transformación para lograr una estructura cristalina determinada, seguido de un enfriamiento rápido para lograr una estructura austenítica, martensítica o bainítica, que proporcionan a los aceros una dureza elevada.

Para conseguir este enfriamiento rápido se introduce el acero en agua, aceite, sales o mediante aire o gases.

En casos determinados se interrumpe el enfriamiento en campos de temperatura comprendidos entre 180-500 ºC, alcanzándose de esta manera un temple con el mínimo de variación en las dimensiones de las piezas, un mínimo riesgo de deformación y consiguiéndose durezas y resistencias determinadas, de acuerdo con las estructuras cristalinas.

Los procedimientos de temple anteriores hacen referencia a un temple total del material, pero también existen otros tratamientos que permiten una variación de las características añadiendo carbono o nitrógeno a las piezas.

– Revenido. A continuación del temple se suele efectuar este tratamiento. Al templar un acero, éste queda en un estado frágil, por ello debe ser revenido a una temperatura entre 150º C y el punto de transformación del mismo, lo que mejora su dureza y resistencia.

Si no buscamos gran dureza se efectúan los revenidos entre 450 y 600º C. En estos casos el acero templado pierde parte de la dureza conseguida pero se aumenta la resistencia y la elasticidad.

– Recocido. Este tratamiento pretende conseguir lo contrario que el temple, es decir un ablandamiento del material que se consigue al poner en equilibrio la estructura cristalina que se había deformado por el frío, por tratamientos térmicos o por la mecanización de la pieza.

 

  • Tratamientos termoquímicos:

– Nitruración. Consiste en la adición de nitrógeno a la superficie. Se trata de enriquecerla manteniendo el acero (de aleación especial con cromo, vanadio, aluminio), a una temperatura de aproximadamente 550 ºC, sea en baño de sales o en una atmósfera de amoniaco durante un tiempo determinado. Sin más tratamientos se alcanza de ésta manera una dureza superficial extremadamente alta con un mínimo de deformaciones, debido a la baja temperatura del tratamiento.

La nitruración es la técnica más extendida y que mejores resultados está dando entre los principales fabricantes de piezas mecánicas, por ello se ha incorporado también como tratamiento de componentes mecánicos en Mootio.

– Carbonitruración. Es un tratamiento térmico muy frecuente debido a sus numerosas ventajas, consiste en la difusión de carbono y nitrógeno. Se realiza en sales de una composición determinada o en atmósfera gaseosa con adición de nitrógeno por medio de la disociación de amoniaco.

 

Quizás te interese: “Claves en la fabricación de piezas mecánicas: de los mecanizados a la impresión 3D”

 

tratamientos superficiales componentes

 

La calidad, el objetivo principal

En Mootio, tienda online de componentes mecánicos de CLR, trabajamos por ofrecer a nuestros clientes la máxima calidad posible, por ello, desde nuestro laboratorio de análisis trabajamos en dos líneas estratégicas: comprobación de productos en producción y comprobación y validación de nuevos productos.

Asimismo, realizamos ensayos de vida y pruebas de rotura para validar el rendimiento de cada pieza antes de su salida al mercado.

¿No sabías de las ventajas de los tratamientos térmicos o superficiales? Recuerda que ofrecen un gran abanico de posibilidades para mejorar tus piezas tanto a nivel mecánico, como estético. Por esta razón, es fundamental confiar en una empresa que disponga de los conocimientos para aconsejarte de cuál es el tratamiento óptimo según las circunstancias de tu proyecto o aplicación. El equipo de ingenieros y expertos de Mootio te asesorarán y ayudarán de manera personalizada ofreciéndote siempre la mejor solución.

¿Tus piezas se desgastan demasiado pronto? ¿Necesitas sustituir un componente mecánico? Mootio, ¡funciona!

tratamiento mecánicos

 

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.